3 recetas mágicas para usar aceite de coco en tu cara | Aceitecoco.com
22089
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-22089,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.2,vc_responsive
 

3 recetas mágicas para usar aceite de coco en tu cara

Un superproducto natural que será una gran aportación a tu belleza.

El aceite de coco es cada vez más popular, dentro y fuera de la cocina. Ha sido un secreto bien guardado porque hasta hoy sus beneficios para la belleza eran guardados por aquellos habitantes de las regiones donde crece el coco, pero hoy se ha reconocido sus muchas propiedades y usos. Aquí te proponemos una lista de uso que harán que tu ritual de belleza tenga un nuevo sabor tropical.

 

El coco es un excelente humectante para la piel. Tal vez el mejor, y el único que vas a necesitar. Aunque su presentación sea sólida, puedes disolverlo entre tus dedos y los sentirás derretirte sobre tu piel para penetrar a profundidad y humectarla a fondo.

 

Cómo usarlo: si tienes la piel seca, aplica luego de haberla lavado y secado, solo necesitas muy poco aceite, un cuarto de cucharadita es suficiente porque se extiende muy fácil. Toma esta cantidad entre tus manos y frota las palmas, aplica sobre el rostro y masajea sobre la piel. Espera de 5 a 10 minutos para que el aceite se absorba bien y limpia los excesos con una toalla de papel.

 

Si tienes la piel grasosa, también puedes hacer uso de los efectos humectantes de este aceite. Muchas veces la sobreproducción de  sebo se debe a una inadecuada hidratación de la piel, es la forma que tiene el cuerpo de prevenir una posible deshidratación.

 

Para usar el aceite con piel grasosa aplica libremente en cara y cuello y deja por 15 minutos, luego lava con agua caliente y seca con una toalla suave. Repite este proceso varias veces para condicionar tu piel. Es posible que al inicio notes algunos pequeños brotes de acné, pero puedes ignorarlos al menos que sean muy severos, para darle el tiempo a tu piel de acostumbrarse y reducir su producción de sebo.

 

El aceite de coco es un excelente desmaquillante, sobre todo si has experimentado la molesta sensación de no poder quitarte todo el maquillaje lo cual es muy importante antes de dormir para dejar la piel respirar y renovarse. Sin embargo, el proceso de quitar el maquillaje, sobre todo si se realiza con productos químicos, puede ser agresivos e irritar la piel sensible, sobre todo alrededor de los ojos. Lo mejor con aceite de coco es dejarlo actuar sobre la piel 5 minutos para que absorba la grasa y la suciedad y luego lavar con agua caliente y un jabón suave.


De cuando en cuando también es importante hacer limpiezas más profundas y en este caso también puedes usar el aceite de coco. Nuestro rostro está constantemente expuesto a químicos – más que cualquier parte de nuestro cuerpo- ya sea a través del maquillaje, la contaminación o el polvo y grasa en el aire.  

 

De vez en cuando es bueno realizar una limpieza a profundidad.

 

Cómo usarlo: Para la piel de normal a seca, mezcla 2 cucharaditas de harina de almendras con suficiente aceite de coco y leche para formar una mezcla pastosa, aplica sobre el rostro masajeando el rostro en forma circular. Humedece una toalla en agua tibia y pon sobre el rostro por 10 a 15 minutos. Lava primero con agua caliente para limpiar y luego con agua fría para ayudar a cerrar los poros. Deja que tu rostro se seque y luego aplica una capa muy delgada de aceite de coco para humectar.

 

Para la piel grasa utiliza el aceite de coco mezclado con harina de arroz o avena para formar un exfoliante, puedes añadir unas gotas de jugo de limón o de aceite esencial. Usa una toalla humedecida con agua tibia y deja de 15 a 20 minutos. Esto permitirá abrir todos los poros y limpiar la suciedad acumulada en los poros. Lava con un jabón suave y agua caliente.