Aceite de coco, ¿refinado o sin refinar? | Aceitecoco.com
22094
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-22094,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.2,vc_responsive
 

Aceite de coco, ¿refinado o sin refinar?

Un superproducto natural que será una gran aportación a tu dieta.

 

El aceite de coco ha sido usado por miles de años en los trópicos, pero el mundo occidental apenas lo está redescubriendo ahora que se ha desmitificado su contenido de ácidos grasos y se ha descubierto que tiene una miríada de beneficios nutricionales y de salud.

 

Básicamente, el aceite de coco vienen en dos presentaciones: no refinado y refinado. Ambas tienen sus ventajas y desventajas.  

 

 

ACEITE REFINADO

 

Cuando hablamos de aceite refinado hacemos referencia al aceite de coco que ha sido blanqueado y desodorizado. Este aceite viene de la carne seca del coco y  por lo mismo recibe el proceso que hemos mencionado anteriormente. Se le añade además otros químicos para que dure más tiempo. Algunas empresa usan también solventes químicos para obtener tanto aceite como se puede la carne y esto podría convertir las grasas presentes en grasas trans. Éstas son grasas que es mejor evitar en la medida de lo posible.

 

 

ACEITE DE COCO SIN REFINAR

 

El aceite sin refinar se conoce como “virgen” o aceite de coco “puro”. En este caso el aceite de coco es extraído directamente de la carne fresca del coco en vez de la carne seca. La carne fresca del coco pasa por dos procesos para obtener el aceite de coco.

 

El primero es el secado rápido. En este la carne es secada rápidamente y el aceite es exprimido mecánicamente. El segundo se conoce como molido húmedo. En este caso, el aceite de coco se hierve, fermenta y separa de la leche utilizando enzimas o procesos centrífugos.

 

Debido a la velocidad del proceso en ninguna de estas estancias se requiere el blanqueamiento o el uso de aditivos. Tampoco se expone el aceite a altas temperaturas. Por lo general, mantiene su sabor y el aroma a coco.

 

 

NUTRIENTES

 

El aceite de coco se compone principalmente de ácidos grasos de media cadena llamados ácido láurico. El ácido láurico es conocido por sus propiedades antivirales, antibacterianas, y en pro del sistema inmunológico. Tanto el aceite de coco virgen como el refinado contienen estos benéficos ácidos grasos. Sin embargo, por su origen natural el aceite de coco puro es más rico en antioxidantes.

 

Esto se debe a que los polifenoles, que son componentes vegetales que inhiben la oxidación del colesterol y por ello son antioxidantes, no resisten el proceso de blanqueado y, por lo tanto, no se encuentran presentes en el aceite de coco refinado.

 

 

¿CUÁL ESCOGER ACEITE DE COCO VIRGEN O REFINADO?

 

De las dos opciones, el aceite refinado es el más económico. Mientras este producto refinado sigue conteniendo ácidos grasos de media cadena, el proceso que sufre lo hace perder muchos de sus beneficios de salud como los antioxidantes.

 

El aceite de coco retiene su aroma y sabor por lo que también se vuelve un ingrediente fácil de agregar a batidos de fruta o como parte de tu cocina cotidiana.

 

Por lo general, si te es posible, consume aceite de coco virgen que tiene todas las ventajas para tu salud y es un producto natural que usado con moderación resulta un muy buen complemento para tu dieta diaria.