Aceite de coco y Alzheimer | Aceitecoco.com
22097
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-22097,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.2,vc_responsive
 

Aceite de coco y Alzheimer

Un superproducto natural que será una gran aportación a tu dieta.

La enfermedad de Alzheimer es un padecimiento degenerativo y progresivo que tristemente no tiene cura, y que es padecido en su gran mayoría por adultos mayores. Han existido estudio sobre la relación y los efectos que puede tener el aceite de coco para prevenir y apoyar a enfermos de Alzheimer.

 

Este artículo está basado en información de la Alzheimer Society of Canadá y explora justamente este aspecto de los estudios que dicen que el aceite de coco podría tener efectos positivos para esta enfermedad. Esta suposición surge debido a que el aceite de coco contiene cetonas.

 

Las cetonas que nuestros cuerpos producen convierten la grasa en energía. Una de las fuentes primarias de energía para el cerebro es la glucosa. En el caso de la enfermedad de Alzheimer se cree que las células del cerebro tienen dificultades para metabolizar la glucosa. La teoría es que las cetonas que se producen en nuestro cuerpo cuando digerimos aceite de coco puedan proveer una fuente alterna de energía para mantener a nuestro cerebro bien alimentado.

 

 

La evidencia

 

Hasta ahora no existen estudios para apoyar o refutar la teoría que propone que el aceite de coco puede prevenir o tratar la demencia. Sin embargo, este interés en el aceite de coco hace necesario resaltar varios aspectos a tomar en cuenta cuando se evalúan estudios científicos:

 

 

¿Dónde fue publicado el estudio?  

 

Los estudios científicos son retomados y ampliados en muchos lugares, incluyendo en los medios de comunicación. En el caso de los proveedores de salud, investigadores, y tomadores de decisiones suelen consultar revistas especializadas. Estas revistas son más confiables porque cada artículo es evaluado por expertos, dándole credibilidad al estudio y a sus conclusiones.

 

 

¿Cómo fue realizado el estudio?

 

Existen muchas maneras en las cuales los investigadores podrían estudiar los efectos de algún producto como el aceite de coco. Por ejemplo, podrían identificar un grupo de personas y medir cuánto aceite de coco consume cada una y seguirlas a lo largo del tiempo para comprar los riesgo de desarrollar demencia. Es un estudio denominado observacional. Los investigadores estudian el comportamiento y estilo de vida de las personas y lo relacionan con ciertos efectos de salud. Los estudios observacionales pueden ser muy útiles. Sin embargo es importante tomar en cuenta las posibilidades de otros factores de impacto. De esta forma, las personas en el estudio que consumen aceite de coco podrían ser diferentes en varios aspectos de su vida diaria. Estas diferencias podrían explicar porque la demencia es o no más común en cierto grupo. Por ello, otros estudios utilizan grupos de control. De esta manera se aseguran de que los grupos en cuestión sean lo más parecidos en la medicina que reciben, su dieta y su estudio de vida. Esto permite obtener una correlación más justa entre causa y efecto siguiendo este mismo grupo de control por un periodo determinado.

 

 

En resumen

 

El efecto del aceite de coco sobre la enfermedad de Alzheimer no es clara y se requieren más estudios e investigación antes de poder llegar a una conclusión. Pero el interés que ha generado el aceite de coco nos abre una esperanza de poder estudiar sus impactos esperando que pueda encontrarse en el futuro un tratamiento efectivo para los enfermos de Alzheimer.