Aceite de coco y diabetes: lo que necesitas saber | Aceitecoco.com
22115
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-22115,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.2,vc_responsive
 

Aceite de coco y diabetes: lo que necesitas saber

Un superproducto natural que será una gran aportación a tu dieta.

 

Si estás viviendo con diabetes, lo más seguro es que hayan puesto tu vida y tu dieta de cabeza, cambiando todo desde el pan hasta el queso que consumes. Quizá también te hayan mencionado el aceite de coco como un buen sustituto para los aceites que usas a diario en la cocina.

 

Si quieres saber un poco más sobre este aceite y de qué manera podría afectar tu diabetes, sigue leyendo.

 

 

EL ACEITE DE COCO

 

El aceite de coco viene directamente de la carne del coco, es rico en antioxidantes y en triglicéridos excelentes para aumentar tus niveles de energía y dar un empujón a tu metabolismo.

 

No solo tiene un sabor dulce y almendrado, sino que deja poca grasa y es perfecto para cocinar a altas temperaturas. Se suele usar en la cocina para reemplazar la mantequilla, el aceite de oliva o el aceite vegetal en platillos salados y dulces.

 

El aceite de coco tiene también muchos usos cosméticos como: crema hidratante para el rostro, acondicionador para el cabello y un ingrediente base para muchos jabones y cremas de belleza.

 

 

¿Cuáles son los beneficios del aceite de coco?

 

Si tienes diabetes ya sabes que mantener un peso saludable es uno de los objetivos de balancear tu dieta. Esto es especialmente cierto si tienes diabetes tipo 2. La diabetes tipo 2 generalmente comienza por un resistencia del cuerpo a la insulina que suele estar relacionada con un exceso de peso.

 

Un estudio de 2008 encontró que personas que consumían ácidos grasos de cadena media como el aceite de coco lograban perder más peso gracias a la capacidad de este ingrediente de acelerar el metabolismo y transformarse directamente energía.

 

Sin embargo, es importante decir que sigue siendo una grasa y que es importante no excederse en la dosis para ver resultados óptimos. También es conveniente escoger aceite de coco que sea virgen para disfrutar de los beneficios de salud al máximo.

 

 

¿Cómo añadir aceite de coco a tu dieta?

 

Como con cualquier persona, pero en especial si sufres de diabetes, es necesario consultar a un nutriólogo para que te apoye en tener una dieta saludable, y es recomendable consultarlo para agregar el aceite de coco. Como mencionamos arriba sigue siendo una grasa y consumir demasiado puede ser contraproducente e impactar en el colesterol y en tu peso.

 

Para comenzar puedes, de vez en cuando, sustituir el aceite que usas normalmente por aceite de coco por ejemplo cuando salteas vegetales o para usar en la masa de las galletas.

 

Si quieres usar aceite de coco para tus recetas de postres, solo asegúrate de calentarlo antes para que esté en estado líquido. Procura mantener los otros ingredientes al menos a temperatura ambiente para que no se formen grumos a la hora de hacer la mezcla.
El aceite de coco tiene mucho aroma y un sabor distinto así que ve probando las cantidades, a menudo requiere mucho menos que otros aceites y grasas usadas para cocinar.