Diferencias entre aceite de coco virgen y extra virgen
22046
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-22046,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.2,vc_responsive
 

Diferencias entre aceite de coco virgen y extra virgen

Descubre las mayores diferencia entre uno y otro.

Seguramente has escuchado algo de los beneficios que puede darte consumir aceite de coco, pero si ya has intentado hacer tu primera compra probablemente te preguntas: ¿cuál me conviene comprar? Aquí repasaremos las ventajas que tiene este aceite, pero veremos también las diferencias entre sus presentaciones para darte una guía y que puedas comprar mejor.

 

El aceite de coco virgen es reconocido por su aroma, su sabor, los antioxidantes que posee, sus triglicéridos de cadena media y su aporte en vitaminas entre otras cosas y básicamente tiene 3 presentaciones más comerciales: el aceite de coco virgen, el extra virgen y el refinado.

 

¿Qué es el aceite de coco virgen?

 

La denominación virgen no es un truco promocional para hacerte pagar más por el producto, esta denminación se deriva en realidad directamente del proceso de extracción mediante el cual se obtiene el aceite de coco. Es el primer punto que debes conocer porque la forma en que se obtiene el aceite de coco cuando es virgen está relacionado con los beneficios de salud que te puede traer.

 

¿Qué hace diferente al aceite de coco virgen?

 

El aceite de coco en su presentación virgen puede llamarse así porque es extraído directamente de la fruta del coco, y eso es lo que le permite tener todos los beneficios para la salud que has escuchado mencionar. En esta presentación es perfecto para usar tanto como producto de belleza como en la cocina.

 

Aunque el aceite de coco virgen tiene casi 90% de aceites saturados, en este caso el aceite permite aumentar los niveles de colesterol bueno en la sangre y así ser una excelente opción para ser consumido en moderación.

 

Por otro lado, el aceite que no es virgen y que es refinado tiene un proceso de extracción química donde pierde la gran mayoría de sus beneficios de salud, además de su olor y sabor.

 

¿Y el aceite extra virgen? ¿Vale la pena?

 

En cuanto al aceite extra virgen, en este caso es muy sencillo: no vale la pena. Al contrario de lo que pasa con el aceite de oliva donde la distinción extra virgen es realmente una muestra de calidad, aquí no existe tal reconocimiento y no tiene caso pagar más por un aceite extra virgen cuando te dará los exactos mismos beneficios que uno virgen.

 

A la hora de comprar solo existen dos opciones: virgen o refinado. El aceite virgen es obtenido en un prensado en frío que extrae el líquido de la carne del coco antes de separar el aceite de la leche y el coco- El refinado, que es también blanqueado y desodorizados, está hecho a partir de coco seco y pasado por un proceso químico que afecta los contenidos nutricionales del producto.

 

¿Cómo saber la diferencia?

 

La mayoría de los empaques nos van a indicar si el aceite de coco es 100% virgen, pero aún si por alguna razón no viene indicado recuerda que la versión natural del producto sabe y huele como el coco, mientras que cuando es refinado el aceite de coco pierde su aroma y su sabor.