Aceite de coco para tratar acné | Aceitecoco.com
21955
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-21955,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.2,vc_responsive
 

Aceite de coco para tratar acné

Muy útil para aquellos con la piel grasa

 

El aceite de coco cuenta con propiedades curativas que puede ayudar aquellos con piel grasa y acné:

 

  • El aceite de coco aumenta la capacidad del hígado de eliminar toxinas en la sangre y por tanto hace que la piel sea menos propensa al acné.

 

  • Energiza las células que expulsan las toxinas a través de la piel.

 

  • Estimula las deposiciones barriendo residuos tóxicos en el colon evitando que sean absorbidos por el torrente sanguíneo.

 

  • Favorece el desprendimiento de células muertas de la piel y penetra profundamente en los poros disolviendo los tapones que los obstruyen y regulando la secreción de grasa.

 

  • Los ácidos grasos del aceite de coco restauran el equilibrio de la piel y el intestino, deteniendo la infección bacteriana y reduciendo la inflamación. Obstaculiza el crecimiento de bacterias y hongos y detiene la proliferación de células muertas en la piel.

 

  • El aceite de coco virgen contiene un 62 – 64 % de ácidos grasos de cadena media (MCFAs) y menos de un 1 % de ácidos grasos de cadena corta (AGCC). Estos ácidos grasos estimulan el metabolismo de las células, tejidos y órganos y fortalecen su desintoxicación además de regular el sistema hormonal.

 

  • Contiene potentes ácidos antimicrobianos (tales como los ácidos láurico, cáprico, caprílico, mirístico, etc.) que combaten eficazmente las bacterias del acné.

 

  • No obstruye los poros (no comedogénico) porque no se oxida fácilmente y es muy fluido, lo que le permite arrastrar las células muertas en lugar de pegarlas a la piel. El aceite de coco virgen se absorbe fácilmente e hidrata la piel muy bien y cuando la piel está bien hidratada reacciona produciendo menos grasa.

 

  • Sus propiedades antioxidantes impiden que los radicales libres ataquen la piel para que pueda concentrarse mejor en la fabricación de células nuevas contribuyendo a la curación de las cicatrices del acné.

 

Para el tratamiento del acné se recomienda utilizar aceite de coco virgen. Si se utiliza aceite de coco refinado no se obtendrán todos los beneficios que ofrece el aceite de coco virgen ya que el proceso de refinación lo despoja de algunas de sus propiedades antimicrobianas y disminuye su poder desintoxicante y antioxidante.

 

Incluso en el caso de algunos procesos de refinación puede someterse a hidrogenado, lo que hace que sustancias nocivas puedan filtrarse al aceite convirtiéndolo en no apto para uso interno o en tratamientos para la piel.

 

Por lo tanto, asegúrese de elegir aceite de coco virgen para el tratamiento del acné, o mejor aún, aceite virgen de coco orgánico, que es más natural y libre de pesticidas.

 

¿CÓMO ACTÚA?

 

Se puede utilizar aceite de coco virgen por vía tópica, pero el efecto de curación no será tan eficaz como cuando al mismo tiempo se lo consume por vía oral ya que hace frente a los factores que lo causan no sólo desde el exterior, sino también desde el interior.

 

Al comienzo del tratamiento puede experimentarse una reacción o brote debido a que el aceite de coco comenzará a eliminar toxinas acumuladas en el organismo y en la piel. Los pulmones, los riñones y otros sistemas de eliminación de residuos también ayudan a eliminar sustancias tóxicas pero el hígado es el centro de desintoxicación, es el que purifica principalmente la sangre de toxinas. También el que desactiva los andrógenos, que son críticos para la formación del acné.

 

El hígado tiene una capacidad limitada para filtrar las toxinas de la sangre, lo que significa que puede fácilmente sobrecargarse si tenemos una dieta muy tóxica. Cuando se sobrecarga y no logra eliminar todas las toxinas de la sangre, el cuerpo moviliza a la piel para ayudar a expulsar las toxinas que el hígado no llega a filtrar.

 

¿Por qué la piel? Porque la piel es el órgano más grande del cuerpo y por tanto proporciona la mayor superficie para ayudar a la eliminación rápida del exceso de toxinas en la sangre.

 

Mientras que la piel proporciona una buena ruta alternativa para la eliminación de toxinas, no todas las células de la piel son aptas para purgarlas. Piense en cada célula como un organismo independiente: Puede estar enferma o debilitada debido a un ataque de sustancias tóxicas, radicales libres, bacterias, hongos, virus, etc., así que si su salud está deteriorada no será capaz de realizar su función convenientemente.

 

No hay que olvidar que cada célula tiene también su propia “basura” que limpiar, por lo tanto si tiene que ayudar con la expulsión de toxinas de la sangre y éstas vienen en gran cantidad, puede que entre en “shock” y termine almacenando las toxinas que no puede depurar.

 

El aceite de coco entra por vía tópica y penetra profundamente debajo de la piel para estimular a las células a expulsar toxinas al tiempo que mata las bacterias que atacan las células locales.

 

Cuando se utiliza el aceite de coco sólo por vía tópica para el tratamiento del acné, el shock que se produce en la piel o en la cara puede ser mayor (incluso en lugares en los que nunca han tenido acné antes) que cuando simultáneamente se come. Esto se debe a que consumir  aceite de coco por vía oral puede ayudar a eliminar gran parte de las toxinas a través del movimiento del intestino, reduciendo la cantidad de acumulaciones tóxicas que son transportadas a la piel para su eliminación.

 

Al consumir aceite de coco se produce una “masacre” de células del hongo Candida (si hay alguna en su intestino). Las células de  Candida liberan 70 – 80 toxinas diferentes cuando mueren. Esta gran cantidad de toxinas puede estresar al hígado y, por tanto, hacer que el acné empeore. Pero eso es sólo un “efecto secundario” temporal, a medida que las toxinas desaparecen el acné mejora.

 

En otras palabras, si usted no tiene el hongo Candida en su organismo entonces prácticamente no experimentará ningún brote temporal de acné después de comer aceite de coco y el proceso de curación será más rápido.

 

No se desanime por el brote de acné que puede causar el tratamiento con aceite de coco. Es temporal y si persevera logrará beneficios duraderos. Sería un error abandonar el tratamiento por estas crisis de curación (reacción de Jarisch-Herxheimer), volviendo a cremas, lociones o ungüentos que “limpian” las espinillas en la superficie mientras siguen almacenando toxinas debajo de la piel. Continúe usando el aceite de coco virgen para tratar el acné, los granos o espinillas con el tiempo desaparecen y se curan.

 

¿CÓMO SE APLICA?

 

Se recomienda aplicar sólo una capa delgada con movimientos circulares en la zona afectada una vez al día (mejor por la noche antes de dormir) durante una semana y observar cualquier reacción. Puede incluso hacer el tratamiento para el acné solo dos o tres veces por semana al principio y luego utilizar el aceite de coco virgen con más frecuencia, cuando se sienta más seguro y cómodo con él.

 

Si bien el aceite de coco virgen se clasifica como hipoalergénico, lo mejor es poner primero una gota de aceite en el interior de la zona del codo para detectar cualquier reacción alérgica. Esperar un día y observar cualquier reacción cutánea inusual, si en un día no hay reacción es que no es alérgico.

 

Si no le preocupa un brote de acné y está dispuesto a pasar por él para tener una piel libre de acné en menos tiempo, puede aplicar el aceite de coco virgen 2 o 3 veces al día. Siempre aplicando una capa delgada ya que si se aplica demasiado el exceso se asentará en la superficie de la piel durante algún tiempo antes de ser absorbida. Esto se debe a que nuestra piel sólo puede absorber el aceite de coco hasta cierto punto, incluso siendo el aceite fácilmente penetrable.

 

Es posible que se sienta un poco de grasa después de cada aplicación pero después de unos minutos la sensación de grasa desaparece a medida que el aceite de coco se absorbe, dejando una capa protectora muy delgada sobre la superficie de la piel para mantener a raya a las bacterias y otros gérmenes.

 

Algunas personas que sufren de acné utilizan una toallita caliente o tibia para limpiar la cara o se lavan con agua tibia para abrir los poros de la piel de forma que el aceite sea absorbido por la piel más con rapidez (es posible que tenga que hacer esto sobre todo durante el tiempo frío).  En condiciones normales de temperatura, sobre la piel perfectamente limpia, frotar suavemente las zonas afectadas con la yema de los dedos o las palmas en movimientos circulares durante un par de minutos debería crear calor suficiente para abrir los poros para una buena absorción.

 

¿CÓMO SE CONSUME?

 

Comenzar con 1 cucharada (o 3 cucharaditas) al día, repartida en dos o tres tomas. Se puede incorporar a las comidas o tomar sola.

 

No tome demasiado al principio porque el aceite de coco virgen puede desencadenar síntomas como diarrea hasta que su cuerpo se haya adaptado a su potente efecto desintoxicante.

 

Una vez que su cuerpo se acostumbra a este aceite natural después de 7 días o menos, puede aumentar gradualmente la dosis hasta 3 cucharadas al día.

 

Cuando se utiliza el aceite de coco virgen, tanto interna como externamente para el tratamiento del acné, puede experimentar la purga de toxinas a través de la piel y de los movimientos intestinales durante 2-5 semanas.

 

Si su organismo y su piel tienen poca cantidad de toxinas y su hígado es capaz de eliminar eficazmente las toxinas de su sangre, usted deberá experimentar una mejoría inmediata con poca o ninguna sobre-reacción.