20 Beneficios del aceite de coco | Aceitecoco.com
19080
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-19080,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.2,vc_responsive

20 Beneficios del Aceite de Coco

Hasta la fecha, se han realizado numerosos estudios científicos que prueban que el aceite de coco es uno de los alimentos más sanos del planeta. Los beneficios y usos del aceite de coco van más allá de lo que mucha gente imagina.

 

Lo que hace que el aceite de coco sea tan beneficoso para la salud son los llamados ácidos grasos de cadena media (AGCM o MCFA según sus siglas en inglés). Estas grasas únicas incluyen: Ácido Caprílico, Ácido Láurico y Ácido Cáprico.

Alrededor de un 62% de los aceites que se encuentran en el coco están hechos de estos tres ácidos grasos saludables y, por si fuera poco, el 91% de la grasa del aceite de coco es grasa saturada saludable. A diferencia de otras grasas que tardan mucho en digerirse, los ácidos de los que está compuesto el aceite de coco facilitan su digestión y conversión en la cantidad perfecta de energía, ya que los ácidos grasos de cadena media para convertirse en energía sólo tienen que pasar por un proceso de 3 pasos, a diferencia de otros tipos de grasa que experimentan un proceso de hasta… ¡26 pasos!

 

Además, si lo comparamos con otros aceites que contienen ácidos grasos de cadena larga (AGCL), los AGCM son:

 

  • Más fáciles de digerir
  • No se almacenan fácilmente en forma de grasa
  • Son anti-microbianos y anti-hongos
  • De menor tamaño, lo que facilita la permeabilidad celular para obtener energía de inmediato
  • Son procesados por el hígado, lo que significa que se convierten inmediatamente en energía en lugar de ser almacenados como grasa

 

Según investigaciones médicas, estos son algunos de los beneficios que tiene el aceite de coco en nuestro cuerpo:

Probado como tratamiento natural para el Alzheimer

La digestión de AGCM a través del hígado crea cetonas, una energía de fácil absorción para el cerebro. Estas cetonas suministran energía al cerebro sin la necesidad de insulina para convertir la glucosa en energía.

 

Investigaciones recientes demuestran que el cerebro crea su propia insulina para procesar la glucosa y dar energía a las células cerebrales. A medida que el cerebro de un paciente de Alzheimer ha perdido la capacidad de crear su propia insulina, las cetonas de aceite de coco podrían crear una fuente alternativa de energía para ayudar a la reparación de la función cerebral.

Cura infecciones urinarias y de riñón y protege el hígado

El aceite de coco es reconocido por limpiar y curar las infecciones del tracto urinario y las infecciones renales. Los AGCM del aceite de coco trabajan como un antibiótico natural, alterando el revestimiento de lípidos de las bacterias y neutralizándolas. Asimismo, también hay estudios que prueban los beneficios del aceite de coco en el hígado, puesto que funciona como protector hepático.

 

Además, el agua de coco también ayuda a hidratar y es un refuerzo en el proceso de curación. En algunos casos, médicos incluso prescriben agua de coco para disolver cálculos renales. ¡El coco es un alimento súper poderoso!

Previene enfermedades del corazón y la presión arterial alta

El aceite de coco tiene un alto contenido en grasas saturadas naturales. Las grasas saturadas no sólo aumentan el colesterol saludable en tu cuerpo, sino que también ayudan a convertir el colesterol “malo” en “bueno”. Al aumentar el colesterol saludable en el cuerpo, mejora la salud del corazón y se reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

 Reduce la inflamación y la artritis

En un estudio realizado en la India se demuestra que los altos niveles de antioxidantes presentes en el aceite de coco virgen reducen la inflamación y curan la artritis de manera más eficaz que los medicamentos.

 

En otro estudio reciente, el aceite de coco cosechado a calor medio resultó útil para suprimir células inflamatorias. Se utiliza tanto como analgésico como antiinflamatorio.

Refuerzo para el sistema inmunológico (anti-bacteriano, anti-hongos, anti-viral)

Como ya hemos comentado al principio del artículo, el aceite de coco contiene ácido láurico, conocido por reducir la cándida, combatir bacterias y crear un ambiente hostil para los virus. Muchas enfermedades hoy en día son causadas por el crecimiento excesivo de bacterias, hongos, virus y parásitos en el cuerpo.

 

Puede reemplazar los cereales y el azúcar en su dieta por aceite de coco como fuente de energía natural cuanto esté enfermo, ya que el azúcar ayuda al crecimiento de las bacterias. En su lugar, se puede tomar una cucharada de aceite de coco tres veces al día cuando se está enfermo, también es recomendable consumir muchas verduras y caldo.

Prevención y tratamiento de cáncer

El aceite de coco tiene dos propiedades que ayudan a combatir el cáncer. En primer lugar, debido a las cetonas producidas en su digestión: Las células cancerígenas no son capaces de acceder a la energía de las cetonas y son dependientes de la glucosa. Se cree que una dieta cetogénica podría ser de ayuda para la recuperación de pacientes con cáncer.

 

En segundo lugar, como los AGCM digieren las paredes de lípidos de las bacterias, también pueden acabar con la helicobacter pylori, una bacteria conocida por aumentar el riesgo de cáncer de estómago. Incluso en casos en los que el cáncer es inducido químicamente, ¡el consumo de aceite de coco previene el desarrollo del cáncer!

Aumenta la energía y la resistencia

El aceite de coco es fácil de digerir y además produce una energía que se mantiene durante más tiempo e incrementa su metabolismo. Al tomar un aceite de coco no procesado, puede obtener un mayor beneficio, puesto que los AGCM son enviados directamente al hígado para ser convertidos en energía.

 

Hoy en día muchos atletas utilizan el aceite de coco como fuente de energía durante sus entrenamientos y para carreras de larga distancia. Usted puede preparar su fuente de energía casera mezclando aceite de coco, miel y semillas de chía. Debe tomar una cucharada de cada uno 30 minutos antes del ejercicio.

Mejora la memoria y la función cerebral

En un estudio realizado en 2004, publicado en la revista de Neurobiología del Envejecimiento, se descubrió que los AGCM que se encuentran en el aceite de coco mejoran los problemas de memoria en los sujetos de mayor edad.

 

En todos los pacientes se produjo una notable mejoría en su capacidad de recuperación después de tomar este ácido graso. A medida que los AGCM son absorbidos por el cuerpo y acceden al cerebro sin necesidad de insulina, son capaces de alimentar las células del cerebro de manera más eficiente.

Mejora la digestión, reduce las úlceras de estómago y la colitis ulcerosa

El coco también mejora la digestión ya que ayuda al cuerpo a absorber las vitaminas solubles en grasa, calcio y magnesio. Si el aceite de coco se toma al mismo tiempo que el ácido graso Omega-3, puede hacerlo dos veces más eficaz, ya que están preparados para ser digeridos y usados por el cuerpo más fácilmente.

 

El aceite de coco puede ayudar a mejorar la salud intestinal mediante la destrucción de bacterias nocivas y la cándida. Concretamente, el desequilibrio de la cándida puede reducir el ácido que causa mala digestión e inflamación en el estómago.

Reduce los síntomas de la enfermedad de la vesícula biliar y la pancreatitis

Los AGCM del aceite de coco no necesitan las enzimas pancreáticas para dividirse, por lo que tomar aceite de coco alivia la tensión del páncreas.

 

Además, esta súper grasa es tan fácil de digerir que se recomienda también para mejorar los síntomas de la enfermedad de la vesícula biliar. Reemplace otras grasas de cadena larga con Aceite de Coco para mejorar la salud de su vesícula biliar y la de todo su cuerpo.

Previene enfermedades de las encías y caries

El el enjuague con aceite o oil pulling con aceite de coco se ha utilizado durante siglos como una forma de limpiar la boca de bacterias y como ayuda para curar la enfermedad periodontal. El aceite de coco es uno de los aceites más eficaces para el oil pulling debido a su alta concentración de AGCM antibacterial.

 

Al enjuagarse, el aceite desnaturaliza las bacterias de su boca y se pega a ellas. La eliminación de las bacterias orales reduce en gran medida el riesgo de enfermedad periodontal. Si quiere sanar sus encías y reparar sus dientes, les recomendamos enjuagarse con aceite de coco tres veces a la semana durante 20 minutos cada vez.

Corrige problemas de la piel (quemaduras, eczema, caspa, dermatitis y psoriasis)

El aceite de coco es magnífico como limpiador facial, crema hidratante y protector solar, pero además puede tratar muchos trastornos de la piel. Los ácidos grasos (caprílico y láurico) del aceite de coco reducen la inflamación interna y externa de la piel, además de hidratarla, por lo que es una muy buena solución para todo tipo de enfermedades de la piel.

 

Al tener antioxidantes y proteger la piel, el aceite de coco es también ideal para la cicatrización. Además, sus propiedades antimicrobianas equilibran la cándida y otras fuentes de hongos que pueden causar enfermedades de la piel.

Previene Osteoporosis

El estrés oxidativo y los radicales libres son algunas de las principales causas de la osteoporosis. Por ello, el aceite de coco es un efectivo tratamiento natural gracias a su gran cantidad de antioxidantes que ayuda a combatir los radicales libres.

 

Otro de los magníficos beneficios del aceite de coco es que incrementa la absorción de calcio en el intestino. Estudios relacionados con la osteoporosis han encontrado que el aceite de coco no solo incrementa el volumen del hueso, sino que también reduce la perdida de hueso debido a la osteoporosis.

Mejora la diabetes Tipo 2

Cuando las células rechazan responder a la insulina y no absorben glucosa para obtener energía son consideradas resistentes a la insulina. El páncreas entonces genera más insulina para compensar y se crea un ciclo de sobreproducción. La resistencia a la insulina es la causa de la diabetes Tipo 2.

 

Los ácidos grasos de cadena media en del aceite de coco ayudan a compensar la reacción a la insulina en las células y asiste a un sano proceso digestivo. Ayudan a liberar la carga de trabajo del páncreas y da al cuerpo una consistente fuente de energía que no depende de reacciones a la glucosa, lo que puede prevenir la resistencia a la insulina y la diabetes Tipo 2.

Ayuda en la pérdida de peso

Debido a la capacidad de generar energía del aceite de coco, no es de extrañar que ayude en la pérdida de peso. Ayuda a quemar grasa, reduce el apetito y estudios demuestran que es especialmente efectiva a la hora de reducir grasa abdominal.

 

Puede parecer contradictorio el hecho de que el consumir aceite de coco (un tipo de grasa) ayude a quemar grasa, pero de hecho es bastante lógico. La clave para entender este fenómeno reside en la habilidad de los ácidos grasos de cadena media para controlar varios procesos biológicos. Por ejemplo, estudios descubrieron que el ácido cáprico presenta mejoras en las funciones de la tiroides, ayuda a reducir el ritmo cardíaco en reposo y ayuda al cuerpo a quemar grasas para obtener energía.

Formación de músculo y pérdida de grasa corporal

Los ácidos grasos de cadena media no son solo buenos para quemar grasas, también ayudan a incrementar la masa muscular. Múltiples suplementos de musculación usan este tipo de ácidos para ayudar a deportistas a lograr sus objetivos, aunque se ha de mencionar que estos son procesados.

 

Al consumir aceite de coco se consumen ácidos grasos de cadena media en su forma más pura y natural, pudiendo así absorber más nutrientes y beneficiarse de todas sus cualidades.

Beneficios para el cuidado del pelo

Los ácidos grasos del aceite de coco son un excelente acondicionador para el pelo. Por ejemplo, puede ser muy beneficioso para aquellas personas con caspa o pelo seco. Una manera práctica de usarlo es haciendo champú casero de coco y lavanda para mejorar y acondicionar el pelo o utilizarlo como mascarilla previamente al lavado. ¡El resultado es espectacular!

Ayuda a eliminar infecciones por hongos

Un estudio encontró que el ácido cáprico y el ácido láurico en el aceite de coco eran también un efectivo tratamiento natural contra las infecciones causadas por hongos.

 

Para efectivamente eliminar y tratar los hongos elimina los azúcares procesados y cereales refinados de tu dieta y consume grasas sanas en abundancia. Por ejemplo, puedes usar una cucharada casera de aceite de coco tres veces al día como suplemento.

Aceite de coco como antienvejecimiento

Un estudio encontró que el ácido cáprico y el ácido láurico en el aceite de coco eran también un efectivo tratamiento natural contra las infecciones por hongos.

 

Una de las razones es que el aceite de coco reduce la carga de trabajo del hígado y reduce el estrés oxidativo. También, descubrieron que el aceite de coco puede asistir en procesos de desintoxicación por cómo influye positivamente en el hígado.

Equilibro hormonal

¡Usar aceite de coco también tiene beneficios para tus hormonas! Ayuda naturalmente a equilibrar las hormonas debido a su rico contenido de grasas saturadas y ácido láurico. Estudios han encontrado que el aceite de coco puede ser una excelente grasa para consumir durante la menopausia y también tiene efectos positivos en los niveles de estrógeno.

 

Para equilibrar naturalmente las hormonas, reduce la cantidad de azúcar que consumas, y compénsalo con grasas saludables del coco, aguacate o ghee.